FUNDACIÓN AGRESTE comprende que el suelo es la principal fuente de recursos, la base a partir de la cual la enorme diversidad de especies brindan alimento y numerables servicios para el bienestar de la humanidad.

La Alianza Mundial por el Suelo (GSP, según sus siglas en inglés) tiene como misión aumentar la sensibilización y contribuir al desarrollo de capacidades, sobre la base de los mejores conocimientos científicos disponibles, y facilitar el intercambio de conocimientos y tecnologías entre las partes interesadas, con miras al manejo y uso sostenible del recurso suelo.

Su mandato es mejorar la gobernanza del limitado recurso suelo del planeta a fin de asegurar suelos saludables para un mundo que goce de seguridad alimentaria, así como apoyar otros servicios ambientales esenciales en consonancia con el derecho soberano de cada Estado sobre sus recursos naturales.

La Alianza Mundial por el Suelo fue fundada en septiembre de 2011 por un conjunto países y organizaciones del sistema de Naciones Unidas. Se trata de una iniciativa voluntaria, responsable e interactiva, con capacidad de respuesta y abierta a gobiernos, organizaciones e instituciones regionales, así como a otros actores interesados a diferentes niveles.

Fundación Agreste es, desde 2014, miembro de la Alianza, y participa activamente en la construcción y fortalecimiento de la Alianza Regional por el Suelo, presidida actualmente por Argentina.

El recurso suelo es un recurso limitado y se encuentra bajo presión creciente. El renovado reconocimiento sobre el rol central del recurso suelo como la base fundamental para la seguridad alimentaria y la provisión de importantes servicios ambientales, incluyendo la mitigación y adaptación al cambio climático, ha generado el avenimiento de numerosos proyectos regionales e internacionales, iniciativas y acciones.

A pesar de éstas numerosas actividades emergentes, el recurso suelo sigue siendo visto y considerado como una prioridad de segundo nivel y no existe un órgano de gobernanza internacional que abogue por la coordinación de las iniciativas para asegurar que el conocimiento y el reconocimiento de los suelos estén adecuadamente representados en los diálogos sobre cambio global y los procesos de toma de decisiones. Al mismo tiempo, hay necesidad de coordinación y colaboración para crear una voz unificada y reconocida para los suelos y así evitar la fragmentación de esfuerzos y el desperdicio de recursos.

El mantenimiento de suelos saludables y fértiles para la alimentación de una creciente población mundial y para responder a sus necesidades en términos de biomasa (energía), fibra, forraje y otros productos, solo será posible a través de una alianza fuerte.. Este es uno de los principios rectores fundamentales para el establecimiento de la Alianza Mundial por el Suelo.